Así transcurrió el Día Internacional sin Bañadores en la playa dels Muntanyans de Torredembarra

Yo estuve allí: Así transcurrió el Día Internacional sin Bañadores en la playa dels Muntanyans de Torredembarra

Joan (21/07/2009)

Hola amigos

Aquí una parte del “comando nudista” que estuvo en Torredembarra… de vuelta, sin bajas y todo en orden.

La jornada se preveía “calentita”, los habituales de esa playa son muy sensibles a compartir “su espacio” con nuestros cuerpos desnudos y el mismo sábado unos compañeros y amigos hicieron una prueba de Pre-DSB y no faltó el intolerante de turno que les increpó, incluso el socorrista se metió con ellos.

Al asunto ya DISB-2009

Más de 20 nudistas (una veintena para los medios… así no hay que pedir permiso de manifestación, je, je) estuvimos en la playa dels Muntanyans “sector textil”, sin incidentes remarcables. Al llegar, una sorpresa muy agradable, un antiguo forero de LVN nos reconoció y se vino con nosotros. Algún textil se alejó je, je, je como si estuvisiémos “apestados”, otros se interesaban, allí estaba nuestra guapa responsable dando caña e informando al personal. Paso la mañana entre charlas, baños, volando la cometa, jugando a palas, ect. Alguno se fue pues tenía compromisos, los demás seguimos y comimos de picnic playero… tortillas, bocatas, lomo empanado,… vamos, lo típico, seguido de una tarta para celebrar el evento y también el cumple con cambio de dígito incluido de un colega. Pues eso, cafeses y tarta.

El coche de los polis locales pasaba cada dos por tres, miraban y sonreían. Hubo un conato de movida, pero no era por nosotros: perseguían a un vendedor de gafas moreno.

Más tarde nos marcamos un paseo hasta el quinto pino, casi la playa del siguiente pueblo, una buena caminata por toda la orilla, donde se pudo observar de todo: miradas “punzantes”, comentarios, saludos y también gestos de aprobación.

El día transcurrió muy soleado, el agua estaba buenísimaaaaaa y a las duchas, donde otra vez nuestros cuerpo recibieron esas miradas punzantes por parte de algunos bañistas cercanos. Limpitos de sal y arena, fuimos a una heladería, donde comentamos la jornada, llamaron colegas y acabamos así la jornada lúdico-reivindicativa.