Crucero nudista

Yo estuve allí: Crucero nudista

Namanga (29/06/2004)

Hola,

Creo que con fechas más apropiadas podrían animarse más familias, la última semana de curso no es la más apropiada para hacer turismo familiar. De todos modos, juzgando por Yué, los niños (hacía concursos de eructos con Rafael aunque, afortunadamente, no en presencia de adultos y otros tipos de diversiones infantiles que mejor será no detallar) son los que mejor se lo pasaron y, quitando el desliz de Cerdeña, la cosa no anduvo tan mal.

Bueno, ya que me animo, paso a exponer algunas reflexiones:

El primer día estuvo marcado por los medios de comunicación (más de cuarenta), para algunas personas resultó algo agobiante, supongo que en las siguientes ediciones este problema se habrá superado demostrando que el nudismo es una opción cada vez más normal y menos noticiable. Reconozco que yo personalmente no me di cuenta del problema hasta que se hizo patente por las quejas de muchos pasajeros. Al final ha resultado que medio país, y parte del extranjero =), han visto a Yué por la tele, aunque a ninguno de nosotros nos ha supuesto un problema, comprendo que a otras personas les pueda perjudicar. En un mundo basado en las discriminaciones y empeñados en marcar diferencias lo que importa es lo que nos singulariza y eso se traduce en dificultades para mucha gente, sobre todo en ciudades pequeñas.

El segundo día estuvimos en Ibiza. Yo no me había apuntado a ninguna excursión por lo que no tengo nada que comentar, unos amigos se llevaron a Yué a visitar la ciudad. Bueno, sí, algo que comentar. Tanto en Barcelona como en Ibiza teníamos la sensación de estar apestados, atracaron el barco en el quinto coño, lo que dificultaba nuestra movilidad.

El tercer día estuvimos en el mar, todo tranquilidad, descanso, buena comida, y las conferencias de Jesús Iglesias (Chus), Ismael Rodrigo, dos que no conocía y de Javier Sedano. Alguna interesante por su aclaración de cuestiones legales, alguna que parecía improvisada sobre la marcha, alguna con aportaciones de experiencias fácilmente extrapolables desde el movimiento homosexual y alguna más polémica, todas interesantes para quien trata de vivir el nudismo (o, según algunos, naturismo) en primera persona. Allí estaban escuchando y participando gente del CCN (María Fernada entre otros), gente de El Fonoll (Emili Vives y compañía), gente de Sierra Natura (Diego y Carmen), gente de El Portús, gente de ANA (Branco) y éste que os escribe miembro de ANC y de AANUMA entre otra mucha gente de muchas asociaciones de España (y de Portugal, de Francia, del Reino Unido, y quizá etc.).

El tercer día fue el del desastre. Para mí. Y para otros muchos. En fin, mejor pasar de Cerdeña. Desde Civitaveccia (o algo por el estilo) fuimos unos cuantos a Roma y el Vaticano por nuestra cuenta. Estuvo bien, fue corto y apenas nos dio tiempo a ver cuatro cosas, pero estuvo bien. Por lo que me contaron otros que fueron con excursión organizada, también estuvo bien. Pues eso que estuvo bien. Vimos la capilla sixtina, el coliseo, la fontana de Trevi y la plaza de España.

El día siguiente estábamos en Córcega (ya sabéis, “si hoy es martes esto es Bélgica”, o algo que se le parece). Estaban programadas dos excursiones, nosotros fuimos a la del centro naturista. Viaje de tres horas de ida a través de un paisaje alpino, estancia en el centro naturista disfrutando de la playa durante tres horas y otras tres horas de vuelta al puerto donde nos aguardaba el barco. La excursión la salvó la guía. Ojalá tuviéramos siempre tanta suerte. Nos contó, de la manera más amena, la historia y la geografía de la isla, la historia clásica, la contemporánea y hasta la mitológica amparada ésta en algunos dudosos, aunque interesantes, estudios antropológicos. Como dice Chus, no faltó la historia de los Bonaparte, pero estuvo lejos de limitarse a ella.

El día siguiente, bueno, medio día, lo pasamos en Niza, ciudad que le gustó a todos con los que hablé. Claro que no hablé con todos. Una ciudad mediterránea muy agradable de recorrer y pasear.

Al día siguiente llegamos a Barcelona, ciudad de la que partimos y que nos gustaría disfrutar más tiempo.

Por mi parte el crucero tuvo deficiencias y la cosa es mejorable, pero para ser la primera vez que se hace tampoco creo que haya que marcar demasiado los defectos.

Saludos,

PD: La comida excelente y excesiva y el personal estupendo, el primer día se les notaba algo envarados pero enseguida se soltaron y se comportaron con absoluta normalidad, algo de admirar en gente que proveniente de muchos países, algunos de ellos altamente represivos respecto al nudismo (y a otras cuestiones).