La primera vez: Juli

Relatos del primer contacto con el nudismo / naturismo

Juli (07/08/2019)

A finales de junio fuimos a pasar una semana al apartamento de mis suegros en la playa.

Estando ahí, mi mujer, Sara, me dijo que Alicia, una compañera de trabajo y su novio Javi, estaban cerca y nos proponían quedar para ir juntos a la playa. Me caen muy bien los dos, así que para allá que fuimos.

Quedamos en el aparcamiento de la Playa del Carabassí, una playa que no conocíamos. Cogimos nuestras cosas y fuimos de camino a la playa por una pasarela de madera. En un punto la pasarela se desdobla y en uno de los tablones, por el que va a la derecha, pone NUDISTA. Nosotros íbamos a tomar el otro camino, pero al verlo, solté que por qué no íbamos.

Javi y Alicia se pararon y nos dijeron que ellos solían ir ahí, pero que no nos habían dicho nada por si no nos iba ese rollo. Nos quedamos un poco sorprendidos, no era lo que yo esperaba, y dijimos que nunca lo habíamos hecho y nos dijeron que como era junio había poca gente, que no era obligatorio estar desnudo, que de hecho Javi si se desnuda pero Alicia no suele y que podíamos acercarnos y si veíamos que no nos apetecía, o estábamos incómodos, íbamos a la otra playa. Sara dijo que ella no pensaba quitarse el bikini pero que por ella no había problema y que si a mí me apetecía, adelante. Sin pensármelo mucho dije, pues vamos.

Efectivamente, había muy poca gente, caminamos un poco y estábamos prácticamente solos. Pusimos las toallas y las sombrillas y Javi se quitó el bañador como lo más normal del mundo. En ese momento Sara me miró como diciendo, a qué esperas, y no me lo pensé.

Si digo que me sentí fenomenal mentiría, estaba súper cortado, sobre todo por la presencia de Alicia. Quería desaparecer y me metí corriendo al agua, allí empecé a relajarme y a disfrutar nadando sin la molestia del bañador. Volví a la orilla y, para mi sorpresa, vi que las dos chicas estaban en topless. No tenía claro que Sara lo fuera a hacer, pero allí estaba.

Así estuvimos todo el día, ninguna de las dos se animó a desnudarse completamente, supongo y en el caso de mi mujer, me lo confirmó, que en gran parte por la presencia de la pareja del otro.

Naturalmente, volvimos un par de veces los cuatro y aunque seguimos con el rollo nosotros en pelotas y ellas en topless, si que Sara, animada por Alicia empezó a usar tangas bastante mínimos.

En septiembre volveremos y espero que mi mujer, estando los dos solos, se anime a probarlo.