La primera vez: Pablo

Relatos del primer contacto con el nudismo / naturismo

Pablo (03/11/2011)

Este verano nos alojamos mi novia y yo en un camping del Sur de la Península. Siempre habíamos tenido la intención de practicar el nudismo y sabíamos que cerca del camping había una playa nudista bastante conocida. Así que bajamos a la playa con intención de darnos nuestro primer baño como nos trajeron al mundo. Pero cuál no fue nuestra desilusión cuando vimos que la playa estaba bastante concurrida y ni rastro de nudistas. Poco íbamos a poder hacer allí. De manera que nos fuimos alejando por la playa dando un agradable paseo para encontrar un sitio menos concurrido. Anduvimos bastante, como 15 ó 20 minutos, pero nada de nada. Seguía habiendo bastante gente y solo vimos dos o tres parejas nudistas (gays sin duda). Al final, decidimos quedarnos en una zona un poco más aislada, aunque cerca de una familia textil y “pescadora”. Al principio yo me quedé con la ropa y mi chica hizo top less, pero al cabo de una hora poco más o menos me canso de la situación y, con bastantes nervios, me quito el bañador y me quedo desnudo. Mi novia me sigue al poco, si bien no se atreve a bañarse y se limita a tomar el sol. Reconozco que llamé un poco la atención; una parejita que paseaba por la orilla se me quedó mirando de manera algo descarada y un grupo de jóvenes se quedó un largo rato cerca de nosotros simulando buscar no se qué en la arena, pero lanzando miraditas cada poco rato, lo que incomodó un poco. Al día siguiente repetimos la experiencia, pero después había mucha más gente y ya no nos atrevimos. En cualquier caso una experiencia maravillosa.