Quédate con quien quiera besarte el alma

Anécdotas sobre el nudismo y naturismo: Quédate con quien quiera besarte el alma

Patri (13/10/2014)

Hola soy Patri, la compañera de piso de Begoña.

Yo no puedo explicar mi primera experiencia nudista. Aunque Bego no lo supiera el día que subimos al terrado, lo soy de toda la vida.

De pequeña siempre veraneaba en el camping el Toro Bravo, en el sector nudista. Empecé a usar bikini completo en la pubertad por vergüenza típica de adolescente. A los 16 años aproximadamente, cuando estaba en el camping, siempre hacía de nuevo nudismo. Si iba en tren o con amigos/as a la playa, para no ser la rarita, sólo hacia topless. Más de una vez algún amigo alucinaba pues, me pusiera como me pusiera la brasileña, nunca había marca debajo. Muchas veces llevaba un tanga debajo o en el cesto para ponérmelo si no estaban muy salidos los chicos; reconozco que me miraban mucho en el momento en que llegando a la playa con las dos braguitas puestas, me bañaba y para tomar el sol me quitaba la brasileña y me quedaba en tanga, llegando a ir tan a menudo con el tanga que a veces, si solo llevaba la brasileña, quedaba la marca más alta del tanga, así blanquita. Tenía ya 18 años cuando al fin encontré amigas de fuera del camping dispuestas a ir a playas nudistas. Como ya sabeis las que sois auténticas nudistas, hay pocas chicas jóvenes nudistas, de tal modo que en más de una ocasión, habiendo los típicos hombres pesados en la playa, les hemos tenido que decir ya casi de mala manera que nos dejen en paz, que somos una pareja de amigas que queremos hablar de nuestras cosas solas.

Y la frase del día: Quédate con quien quiera besarte el alma, pues la piel lo desea hacer casi todo el mundo.

Pregunta: ¿Cuándo será obligatorio desnudarse totalmente en la playa nudista? No me gustan las mixtas pues se llenan de exhibicionistas y mirones disfrazados de nudista.

Yo casi nunca me he desnudado en una playa textil, ¿por qué he de aceptar textiles en playa nudista? Viene al caso de que en Cubellas un tío indeseable no paraba de mirarnos estando en topless. Me fui al agua y regresando, viendo la mirada tan desagradable, le puse entredicho y me quité el tanga con motivo de sacar arena y dije en voz alta: ¡mejor así verdad! Sin mirarle. Mis dos amigas me siguen el rollo de modo que nos pasamos los bikinis como si fuera jugando a palas, las tres desnudas, sin ninguna un cuerpo escultural, llamando la atención de hombres y mujeres. Así si alguien se sobrepasa mirándote, los demás le ven y he oído alguna vez un: “a ese le va a coger tortícolis” y tenerse que largar humillado. Y aunque no esté prohibido hacer nudismo en cualquier playa, tampoco hay que dar la nota. Por eso me gustaría que fuera obligatorio en las playas nudistas estar tod@s desnud@s.

Saludos desde valencia!