Nudismo intolerante en Benalmádena

Anécdotas sobre el nudismo y naturismo: Nudismo intolerante en Benalmádena

Raquel (11/05/2009)

Este domingo, como tantos otros, fui con mi marido a una playa nudista. Esta vez a Benalmádena. Él se quedó completamente desnudo y yo, por higiene puesto que tenía el periodo, decidí dejarme la braguita puesta. A la hora de estar en la playa nos entregaron un papel indicándonos que “debíamos estar 100% desnudos”. Mantuve mi braguita y a los pocos minutos nos acosaron un grupo de personas aplaudiendo y gritando para que me la quitara. No tenían intención de dialogar. Ya nos dijeron que si no lo hacíamos comenzarían con cacerolas. Su único argumento era “iros a otra playa”. Paradójicamente algunas de esas personas iban acompañadas de jóvenes con bikini.

Esa mentalidad no es naturista. La tremenda intolerancia que expresaron es probablemente mayor que la que sufrieron ellos en el pasado. En ninguna playa naturista de España nadie se fija como va el de al lado, y mucho menos se presiona a alguien para que se marche si la chica mantiene la braguita.

Otro grupo de personas se nos acercó y nos mostró su apoyo. Eran conscientes de esa presión ejercida por una asociación que decide quién y cómo debe permanecer en esa playa.

Si alguien vive esta situación, que haga algo que nosotros no hicimos: llamar a la policía y denunciar un acoso en un lugar público.

Después de quedarme desnuda recogimos las cosas y nos fuimos.