Informe sobre el camping Relax-Nat

Remitido por Manuel, el 13/09/2001

Nota aclaratoria: las siguientes opiniones sobre el cámping Relax-Nat se han redactado basándose exclusivamente en lo observado durante una estancia de tres semanas en el mes de agosto de 2001. Hemos procurado ser objetivos y sólo hacemos referencia a aquellos datos que hemos podido validar u observar directamente, desechando cualquier otra información, rumor, chisme, etc. que no nos haya sido posible comprobar. Nada más pretendemos ofrecer una panorámica desinteresada de lo que puede encontrarse en este establecimiento alguien que desee pasar allí sus vacaciones, pensando unpoco en lo que a nosotros nos gustaría haber sabido antes de acudir allí. No se trata de un informe elaborado por un grupo de personas, sino apenas de las apreciaciones de una familia, de modo que consideramos necesario advertir que nuestra objetividad puede llegar a ser muy subjetiva. En todo caso, si alguien discrepa, o cree que puede añadir algo más, esta web es el lugar ideal para hacerlo. Esperamos que sea útil.

El cámping Relax-Nat se encuentra situado en el municipio de Mont-ras, en la comarca del Baix Ampordà, en la provincia de Girona, Catalunya. Muy próximas se encuentran las localidades de Palafrugell (3 km) y Palamós (5 km). Girona está a 40 km, Barcelona a 115 y la frontera francesa a 110. No es un camping de playa, en el sentido de que para acercarse al mar es conveniente una bicicleta o un coche. Es posible acceder andando (nosotros lo hemos hecho) pero son necesarios unos 45 min de caminata y varios litros de sudor. Eso si, la excursión transcurre por caminos forestales mayormente arbolados y señalizados. Es particularmente recomendable la excursión a pie a la Platja del Castell (no naturista), ¡pero con cantimplora y algo de comer!

Se trata de un camping bastante grande ya que ocupa una superficie de 6,6 hectáreas, bastante arbolado y en una suave pendiente. Cuenta con algo más de trescientas parcelas de tamaño más que aceptable: alrededor de 85 m2 de media. En casi todas hay árboles suficientes como para atar unas cuerdas y poder tender ropa e incluso colgar una hamaca. Todas ellas tienen cercana una toma de electricidad y una fuente de agua potable. Es necesario decir que si bien el coste de la electricidad es asequible (290 pta/día, casi la mitad del precio que se suele pagar en otros cámpings) la potencia disponible es también muy reducida, sólo 2 amperios, lo que permite alrededor de 475 watios: una nevera y dos o tres bombillas. Secarse el pelo con secador, por ejemplo, es imposible en la propia parcela, aunque sí puede hacerse en las tomas de corriente de los baños. Se trata de una cuestión opinable, pero personalmente nos parece buena idea, preferimos pagar menos que tener disponible un mayor amperaje que en muy raras ocasiones se va a utilizar.

El camping también alquila bungalows de madera, mobil-homes y caravanas, las condiciones de reserva y precios pueden consultarse en su web (la dirección al final).

La estancia en el cámping nos resultó muy grata, hasta el punto de que hemos decidido repetir el año próximo (¡y vivimos a 1.200 km de distancia!) Lo que más nos gustó fue el ambiente acogedor y las amistades que hemos hecho allá. Ese modo de ser naturista que todos conocemos fue palpable desde el primer momento: baste decir que nada más llegar, y aún antes de desenganchar la caravana, cinco vecinos, ¡cinco!, se acercaron para echarnos una mano. Nunca antes nos había pasado algo así, lo habitual es que cuando llegas a un camping te las apañes tu solo, que si acaso te ayude el personal del cámping o que, como mucho, alguien se ofrezca a echarte una mano si te ve en dificultades. Ese "espíritu naturista" fue una constante durante las tres semanas que estuvimos allí.

Lo que menos nos gustó fue, sin duda, el horario de la piscina. El hecho de que a las 19 h un empleado del cámping la desalojase a toque de silbato era una lástima, sobre todo teniendo en cuenta que había sol, calor y bañistas suficientes como para aprovechar una o incluso dos horas más. La piscina de hidromasaje la cierran, con el mismo expeditivo sistema, una hora antes, a las 18 h.

El ambiente del cámping es familiar, de hecho está "reservado a grupos mixtos de dos o más personas". En todo caso nos consta que no son en exceso puntillosos con esta norma, afortunadamente. Me imagino que su finalidad es la de ahuyentar mirones, pero muchas veces acaba sirviendo para impedir el paso a parejas con orientaciones sexuales no rigurosamente hetero, un fin por completo distinto a aquel para el que se pensó y que, según nosotros lo vemos, choca frontalmente con el espíritu de libertad y tolerancia del que hacemos gala los naturistas.

Abundan las familias con niños, algunas incluso con hijos adolescentes, ya que hay clientes que llevan acudiendo al cámping desde hace más de una década. También pueden verse algunas parejas e incluso tres generaciones de una misma familia conviviendo en armonía. Nosotros tenemos dos niños pequeños, de modo que valoramos especialmente el hecho de que puedan conocer a otros niños para jugar y hacer amistad.

Se trata de un cámping tranquilo, sin ruídos ni jaleos, apenas hemos visto televisores en las parcelas, y quien escucha música lo hace a un volumen aceptable. No es necesario reservar, ya que ni siquiera en temporada alta se llena, aunque el índice de ocupación en esas fechas sea bastante elevado. Se admiten animales, que en los bungalows de madera deben permanecer atados en el exterior. Tampoco pueden acceder a la zona de la piscina. Por fortuna la gente es muy cuidadosa en ese aspecto y en ningún caso hemos encontrado excrementos de animales diseminados por el camping. Hay una zona específica de "pipí-can" y algún expendedor de bositas para excrementos en el mismo cámping. En el caso de los gatos, todos los que vimos estaban atados. Las horas de silencio se respetan escrupulosamente y los coches no circulan por la zona de acampada entre las 23 y las 7 h. Existe un aparcamiento en el interior del cámping para dejar el coche cuando uno sale por la noche, de todos modos. El cámping tiene un cierre perimetral lo suficientemente alto como para evitar miradas indiscretas, y los campistas disponen (previo depósito reembolsable de 500 pesetas) de una llave para abrir el portalón de acceso, permanentemente cerrado. En caso de no querer la llave, basta con tocar el timbre. La propia situación del cámping, alejado un kilómetro y medio de la carretera principal y situado en medio de bosques y campos de labor contribuye a que la tranquilidad sea completa.

El grupo más numeroso es el de catalanes, como es lógico. Son en general gente que "hace temporada", es decir, montan su tienda o caravana a principios de la primavera, van los fines de semana y puentes, pasan allí sus vacaciones, y recogen a comienzos del otoño. También eran muy numerosos los holandeses. Había bastantes franceses, también españoles, alemanes y de otras nacionalidades. Creo que nosotros eramos los únicos gallegos. En todo caso la convivencia y el respeto estuvieron siempre por encima de los distintos idiomas y procedencias.

No es necesario vestirse en ningún lugar ni bajo ninguna circunstancia dentro del cámping. Por otra parte, las piscinas son el único lugar donde el desnudo es obligatorio, sin excepciones. De todos modos un anuncio avisa de que se espera que, si el tiempo lo permite, la desnudez integral sea la norma. Y así es. Queremos decir que lo habitual era que la inmensa mayoría hiciese vida desnuda, salvando algún que otro adolescente, y pocos, la verdad. El personal del camping va vestido, incluso, e incomprensiblemente, el socorrista de la piscina: una gorra sería suficiente distintivo para reconocerlo. Por otra parte, la bonanza del clima permite, por lo menos en agosto, permancer desnudos incluso en las tertulias que se prolongan hasta la madrugada.

El trato por parte de la dirección y de los empleados es correcto y atento, profesional.

Sobre las instalaciones es necesario decir que son correctas, mejorables en algunos casos, pero no están mal. El camping cuenta con un pequeño supermercado, no demasiado abastecido, si bien es verdad que existen a muy pocos kilómetros varios centros comerciales (Intemarché, Champion, Dia, Lidl,...) Carece de restaurante, pero cuenta con una pequeño bar cafetería al lado de la piscina donde es posible comprar bocadillos o pizzas y componer una comida de emergencia. El personal que lo atiende es amable. Hay una zona para hacer barbacoas, con barbacoas de obra, aunque lo habitual es que cada uno tenga una portátil en su propia parcela.

Parque Infantil en Relax-Nat

En cuanto a equipamiento deportivo a disposición de los campistas hay mesas de ping-pong, mini-golf, pista de baloncesto (muy deteriorada por las raíces de los árboles que hacen el pavimento completamente irregular) pista de volley, de petanca, campo de fútbol (polvoriento) y cancha de tenis. Para acceder a esta última es necesario reservar y pagar, con tarifa diurna o nocturna, esta algo más cara. Para los niños hay dos parques infantiles (en la foto), uno próximo a la piscina y otro en la zona deportiva, son algo antiguos pero están en bastante buen estado. También cuenta con una sala para ver la televisión e incluso una pequeña (muy pequeña, la verdad) biblioteca. Los campistas pueden hacer uso de las lavadoras (hay tres, y son suficientes, piénsese que la cantidad de ropa que se ensucia en un cámping naturista es, lógica y afortunadamente, mucho menor que en un cámping textil) tras adquirir una ficha, 500 pts, en recepción. El detergente y suavizante corren también a cargo de cada uno. A pesar de su aspecto algo vetusto, funcionan bien. El programa de lavado, por lo menos, es correcto y dura una hora, no como en algún otro cámping que en vez de lavar la ropa poco más hacía que mojarla en quince minutos.

Las piscinas están bastante bien, la principal es grande y profunda (hasta 2,30 m), el fondo, en la zona de mayor profundidad, se nota un poco limoso, señal de que la limpieza no es demasiado escrupulosa. Tiene servicio de socorrista, por lo menos hasta mediados de agosto. A partir de esa fecha desapareció ¿?. La piscina infantil, cercana a la de adultos, está mejor, el aspecto es más limpio pero es bastante pequeña. El entorno de la piscina está en general muy cuidado, con un césped en perfectas condiciones que el personal del cámping mima cada día. La piscina de hidromasaje, exterior pero abrigada por unos paneles acristalados, es una alternativa aceptable para los días frescos. Se accede pidiendo la llave en recepción (depósito reembolsable de 200 pts) y está prohibida a niños si no van acompañados de adultos.

Por lo que toca a los sanitarios hay que señalar que existen tres bloques de servicios, de modo que, en general, no quedan demasiado lejos de ninguna parcela. Existe acceso para minusválidos así como una cabina reservada para su uso. El agua caliente es gratis, y puede hacerse uso de ella tanto en las duchas como en los fregaderos de menaje. En los lavaderos de ropa y en los lavabos sólo agua fría. Los baños, duchas, etc. son mixtos, y exceptuando los retretes, no hay puertas (sí existen puertas en las duchas de uno de los bloques, según hemos podido saber es el que se usa exclusivamente a principios de temporada, y las puertas se agradecen bastante para protegerse del frío exterior) Nunca hubo colas para las duchas, el hecho de que carezcan de puertas, el poder acceder ya desnudos a ellas y de poder secarse desnudos en el exterior provoca que el trámite del aseo sea bastante rápido y que la ocupación de las cabinas de ducha sea de muy pocos minutos. Por otra parte, el ser mixtas también contribuye a esto: todos sabemos que en los campings textiles las colas para las duchas femeninas son en general mayores y avanzan más lentas que las masculinas. En la zona de duchas existe una bañera para bebés, algo muy necesario y que a menudo olvidan muchos cámpings. Respecto a la zona de retretes nunca vimos que faltase papel higiénico, si bien el hecho de que los expendedores estén situados en el exteior de los retretes obliga a hacer un cálculo anticipado del papel que se va a necesitar, que naturalmente todo el mundo hace de manera generosa y que a veces provoca que el papel sobrante quede tirado por el suelo. Algo que nos parece incorrecto e insólito es el hecho de que el WC químico esté situado en la zona de fregaderos en vez de en la de retretes, como suele ser habitual. A pesar de que los productos desodorizantes de los sanitarios químicos de las caravanas son efectivos, no resulta agradable ver a alguien vaciar el depósito mientras uno esta fregando los platos. La limpieza de los sanitarios es bastante frecuente, y el aspecto en general es limpio.

Playa de la Illa Roja

En la vecina localidad de Pals existen dos playas nudistas: la de Illa Roja (en la foto), muy bonita pero muy concurrida, y una zona en la vasta playa de Pals (justo al lado de las enormes antenas de radio). Más cerca está Cala Estreta (hace honor a su nombre, "estrecha", y también pedregosa) el acceso por tierra es difícil, aunque no imposible, pero el fondo marino es precioso, gafas de bucear obligatorias. Está al lado de la Platja del Castell, caminando un par de minutos hacia el norte. Insisto: es muy pequeña, con capacidad como mucho para una docena de personas. Es posible visitarla desde el mar alquilando un kayak en la Platja del Castell.

En definitiva, una experiencia muy positiva y muy agradable, en un lugar que resulta cómodo y acogedor. Serán largos los once meses que faltan para volver.

Si alguien desea que le facilitemos algún otro tipo de información al respecto, tiene alguna duda, o simplemente desea hacer algún comentario, puede ponerse en contacto con nosotros por medio del siguiente e-mail: nuespido@yahoo.es

Por otra parte, para obtener más información se puede emplear la siguiente dirección de correo electrónico del cámping info@campingrelaxnat.com o consultar su sitio web: http://www.campingrelaxnat.com/


Más información Otros comentarios sobre el camping en esta web
Web del camping: http://www.campingrelaxnat.com
e-mail Envía tus comentarios sobre los campings, opiniones,...

Ir a la página de inicio