Anécdotas


Mobbing en la playa de Benalnatura

Sonia (27/08/2009)

El 15 de agosto alrededor de las 16:00 de la tarde estuve en Benalnatura - Benalmádena (Málaga), playa nudista y pública. Yo no práctico el nudismo pero mi pareja sí, razón por la que siempre buscamos lugares donde se pueda practicar el nudismo. Yo no práctico el nudismo porque NO ME GUSTA y mi pareja lo práctica porque LE GUSTA. No hay más razones.

Cuál fue mi sorpresa y bochorno cuando al llegar a la playa y después de que una persona me diera un papel el cual me invitaba a desnudarme explicándome que estaba en una playa nudista y se me acercaran dos personas más a decirme que tenía la obligación de desnudarme, se pusieran alrededor de nosotros unas treinta personas, de pie, tocando las palmas para seguir añadiéndose toda la playa y, cuando digo toda, es toda. ¿Por qué? ¿Qué delito tan grave había cometido? ¡Ah! Llevaba bañador y no me lo quería sacar. Simplemente tenía dos opciones o desnudarme o irme. No me lo podía creer??? Era la primera vez que nos pasaba algo así después de haber recorrido todas las playas de España.

¿Es que la filosofía de vida de los nudistas de Benalnatura no está basada en la tolerancia y el respeto? ¿Por qué, valientes, no os vais todos juntos, en manada, a las playa textiles a luchar por vuestra libertad en lugar de oprimirla a los demás? Y SÍ, digo oprimirla, porque es lo que hicisteis conmigo, me coaccionásteis para que me sacara el bañador. Claro, que fue una agresión "no violenta", no me insultásteis ni llamásteis a la policía como hacen los textiles, pero al fin y al cabo hacéis lo mismo y es igual de feo: No dejáis que las personas ejerzan su derecho a elegir libremente.

¿Por qué no lucháis porque haya libertad en las playas y que la gente pueda tomar el sol como le guste, ya sea con bañador o desnudo? No, es más fácil hacer lo mismo que os hacen a vosotros.

Ese día, antes de perder yo y tener que ir de esa cala tan bonita, me saqué el bañador. Tragué y pasé por vuestro aro, pero me sirvió para saber que NO quiero pertenecer a un grupo de personas intolerante y que no respetan a los demás. Prefiero seguir yendo a lugares donde SÍ que hay LIBERTAD y TOLERANCIA.

PD: esta denuncia va dirigida a las nudistas que estaban en la playa de Benalnatura el 15 de agosto sobre las 16:00h y participásteis de esta acción contra el derecho a la libertad de una persona. No me dirijo al resto de nudistas porque afortunadamente hay muchos que no piensan como vosotros.

Si alguien duda de esta experiencia lo único que tienen que hacer es ir a Benalnatura con bañador.


Bonito día en el Fonoll

Rosa (26/04/2010)

La previsión del tiempo es de tormenta por la tarde, aunque tanto da, el plan es ir a pasar el día con los amigos del Fonoll, vernos, saludar a Emili y Nuri y compartir la paella.

El sol en ningún momento quiere abandonarnos, ni tampoco hace esa brisa tan característica en ese lugar, así que se impone el "traje faena" nudista-naturista desde el primer momento. Un paseo al natural por uno de los caminos del Fonoll, agusto oyendo esos silencios... rotos por el sonido de algún pájaro, hace sentir la naturaleza y a la vez abrir el apetito. Así que vuelta a la "base" y a preparar las verduras para la paella. Saludamos a todos y ¡sorpresa! la pareja de Zaragoza con la que ya habíamos coincidido en otra ocasión estaba con su hijito, así como otra pareja maña.

Se respira un ambiente jovial, pues son más las parejas con niños que hay y los mas pequeños no paran quietos, arriba y abajo, jugando etc.

No por nada, la paella quedó buenísima, después de un rato conversando nos dirigimos a las tumbonas, al solete se está muy agusto. Algunos nos bañamos en la balsa, el agua esta más que fresquita, aunque te deja el cuerpecito con una muy buena sensación. Después seguimos tomando el sol y charlando. Llega el momento de las despedidas, en esta ocasión es un hasta muy pronto, pues el siguiente finde nos veremos en el Templo del Sol.

Aun queda tiempo para subir hasta el prado donde están pastando los caballos y desnudos entre los nobles animales, toda una sensación a vivir. Al principio se muestran tranquilos, más tarde alguno se pone nervioso, así que corremos un poco, pues no tenemos experiencia con los caballos y tampoco nos conocen.

De todas formas sacamos muchas fotos de esos momentos y queda un buen recuerdo.

El día va pasando... departimos un rato con Emili y toca despedirse... y vestirse.

Así que un HASTA PRONTO, besos y abrazos


En la hacienda de mi primo

Dante (01/05/2010)

Resulta que mi primo tiene una enorme hacienda y me pidió que fuera a cuidarla hasta que volviera. Al llegar me recibió mi primo y junto a él tres niños, uno de ocho años y otro de diez y el mayor de once, todos varones. Eran sus hijos, pero ellos aún no conocían a mi hijo. Bueno, en fin, mi primo se fue y yo pasé la noche ahí. Era un lugar increíble y no parecía tener ningún defecto o eso creía hasta que, a la mañana siguiente, lo descubrí. Era que hacía un horrible calor, pero no seco sino húmedo, el cual era insoportable. Entonces se me ocurrió desnudarme, pero como los hijos de mi primo estaban ahí, no lo hice. No quería ser irrespetuoso, así que lo resistí.

Cerca del mediodía, decidí bañarme. Para mi sorpresa solo había una ducha. Estaba fuera, en medio de la finca, cerca de la casa. Como ya los niños no estaban, me decidí, me desnudé, salí con una toalla puesta hasta llegar, me la quité y me bañé. ¡Qué gran sensación era sentir el calor, el viento! Era muy cómodo. Pero sin darme cuenta, los niños habían llegado. Estuvieron riendo un rato, supongo al verme desnudo, cuando cerré los ojos para quitarme el champú, los abrí, y ya para irme, no encontraba la toalla. Sin saber qué pasó, me fui de ahí antes de que alguien llegara a quejarse. Pero la puerta de la casa se cerró, cuando de rrepente aparecieron los niños riéndose de mí, detrás de mí. Les pedí que me dieran la llave, pero dijeron que no y se subieron a un árbol pensando que iba a rogarles. Yo me fui caminando, sin temor al principio, por allí. Ellos me siguieron hasta un río donde me metí para salvarme del calor. Y estuve nadando, mientras los hijos de mi primo me miraban, ya nadando en su sudor cuando les dije que si querían nadar, a lo que respondieron que no, porque no, no querían que les hablen por mojar su ropa, ni siquiera la interior. Pero no se aguantaron y en tiempo récord se despojaron de toda su ropa y entraron aliviados. Me preguntaron por qué estaba desnudo, al parecer ellos y su padre usan shorts para bañarse en la ducha, y para evitarles complicaciones les dije que era más cómodo así. Ahí fue donde comenzó la charla de los cambios en el cuerpo, de por qué yo tenía vello, o el tamaño de mis genitales o por qué tenía los músculos grandes, y continuaron un poco comparándome con su hermano mayor, de once años, el cual ya empezó a mostrar sus cambios. Y todos los días, por el calor, me desnudaba cuando los chicos salían, a lo cual apoyo a muchos es lo más comodo. El último día no resistí en bañarme en el río. Nadar desnudo es una de las mejores sensaciones que hay. Creo que lo probaré en el mar la próxima vez.


Ver más anécdotas


e-mail Envía tus anécdotas y también las incluiremos

Ir a la página de inicio