Anécdotas de "La primera vez"

Montse (17/08/2013)

Me llamo Montse. Este año ha sido mi primer baño desnuda. Todo empezó cuando fui con mi amigas a una cala virgen. Solo había cuatro personas y llegamos nosotras y nos pusimos en top-less como siempre. Al cabo de rato nos quedamos solas. Entonces llegó un chico y se desnudó. Yo estaba en el agua y me quité la braguita. Me sentí muy libre. Al salir mis amigas me dijeron: "¡Qué haces!". Yo les dije: "Disfrutar". Entonces lo probaron ellas y me dijeron: "¡Cómo hemos perdido el tiempo comprando bikinis!".


Jose (19/08/2013)

Hola, nuestra primera experiencia fue en septiembre del año pasado, a primeros, estuvimos cuatro días en Vera (Natura World para quien conozca la zona).

Fuimos con nuestras hijas (diez y doce años, no se animaron) y aunque hizo un tiempo un poco fresco, pues allí que nos desnudamos y sin problemas, las niñas con su bikini y como la libertad es absoluta nadie les dice nada y todos tan felices.

Este año, en julio, hemos vuelto para estar una quincena y estupendamente, repito, respeto absoluto, las niñas en bikini y alguna que otra pareja o grupo de amigos textiles, nadie se mete con nadie y la libertad que se siente al bañarse desnudo es inenarrable.

Al principio siempre se tiene el miedo de que el cuerpo se "alegre" más de la cuenta, pero o bien un chapuzón en el agua fresquita o a tostarse boca abajo, pero la verdad es que en cuanto llevas diez minutos ya ni te preocupas por eso, ves a gente de todas las edades con cuerpos más o menos carnosos y los complejos a tomar viento, todos felices y a disfrutar de la playa.


Juan (22/11/2013)

Me llamo Juan (Juan Carlos) y como algunos de vosotros voy a compartir mi primera experiencia con el nudismo. Me encontraba a finales de verano pasando unos días en Gandía y una de las mañanas que estaba en la playa decidí caminar hasta la siguiente que es la de Xeraco. Hay un buen trecho entre una y otra, unos dos kilómetros como poco, y a medida que caminaba y dejaba la playa de Gandía atrás, cada vez iba habiendo menos gente. Como a mitad de camino, para mi sorpresa, empiezo a ver gente, alguna persona paseando totalmente desnuda. Y al avanzar un poco más, una zona donde había más personas "tal y como dios las trajo al mundo". Yo continué sin detenerme y llegué a Xeraco me bañé y al volver a Gandía pasé otra vez por esa zona. Jamás había tenido ningún contacto con el nudismo o naturismo y me pasé el resto del día pensando cómo sería el bañarme desnudo y estar en la playa con las vergüenzas al descubierto, ya que la gente que allí se encontraba parecía estar totalmente a gusto y tranquila por lo poco que aprecié y me empezó a atraer muchísimo la idea de probarlo. Le comenté esto a mi pareja, de probar y así no ir sólo, pero la verdad es que no le gustó demasiado. Se acababan los días que íbamos a estar allí y no iba a volver más así que otra mañana que pude ir solo a la playa decidí ir a probarlo. La verdad es que estaba bastante nervioso, habría unas veinticinco o treinta personas en la playa, una playa ancha para los que no la conozcan y me coloqué a unos 25 metros de la persona más cercana (pues quería dentro de lo que cabe "intimidad" por ser la primera vez y demás) y allí extendí la toalla. Cada vez más nervioso pues no sabía como reaccionaría yo mismo ni las personas de alrededor, pero me quité el bañador y me senté. Los primeros dos minutos me quedé con la camiseta y, poco a poco, cuando conseguí levantar la cabeza, me maravilló la absoluta indiferencia y tranquilidad, así que me quité también la camiseta. Todo el mundo a lo suyo como si no hubiera pasado nada. Estaba totalmente desnudo en la toalla sentado. Con el paso de los minutos empecé a relajarme y realmente a disfrutar, estando muy a gusto, sintiendo la brisa por TODO el cuerpo y el sol, en partes donde nunca antes. A los diez minutos comencé a pensar en acercarme a la orilla para darme el esperado chapuzón y fue cuando se truncó la experiencia. Estaba bastante al fondo en la playa y pasó un hombre también desnudo detrás que iba chistando y silbando bajito, en esos veinticinco metros sólo estaba yo, me giré y me hizo aspavientos con la cabeza lo que yo entendía que le acompañara, a lo que hice caso omiso por completo. Esta insinuación hizo que de repente me sintiera muy observado e incómodo, no conseguí ni mucho menos levantarme para ir al mar a bañarme e intenté quedarme donde estaba y no pensar en lo que había ocurrido para no darle relevancia, pero ya no pude quitármelo de la cabeza. Recogí mis cosas y me fui y ya por no tener más días no regresé a la playa. Espero poder probar más adelante y que esto no haga que me sienta "intimidado" ya que los primeros minutos hasta que pasó esto estaba disfrutando y realmente estaba cómodo sin ropa. Me informaré las próximas vacaciones de algún sitio tranquilo para probar y espero llegar a disfrutar como muchos he leído que han hecho de sus experiencias nudistas. Un saludo a todos.

Share

Ver más anécdotas


e-mail Envía tus anécdotas y también las incluiremos

Ir a la página de inicio