Anécdotas de "La primera vez"

Javier (12/09/2012)

Me llamo Javier soy un chico de 20 años. Mi primera vez fue hace relativamente poco, todo fue gracias a una amiga con la que bromeaba sobre el ir alguna vez a una playa nudista, puesto que tenía esa ilusión desde hace ya unos años, con la sorpresa de que me invitó a ir un día a la Tejita, al sur de Tenerife. Sorprendido aún, concretamos una fecha y partimos hacía la playa. Al llegar había bastante gente desnuda y yo estaba nervioso pues nunca había estado en un sitio así. Ella se desnudó primero y yo seguidamente me quité mi camisilla y el pantalón. Al principio no sabía cómo reaccionar, pues era un manojo de nervios pensando en que todo el mundo me podía estar mirando. Pero al cabo de un rato me sentí tranquilo y actuaba con total normalidad. Animo a todo el mundo que en algún momento se ha planteado el hacer nudismo, la sensación de libertad es algo indescriptible. Le doy las gracias a mi amiga Nieves ya que me ha acompañado en las dos veces que hemos ido. Sin ella no habría sido capaz de hacerlo.


Joaquín (18/12/2012)

Hace algunos años, creo que hace cuatro años, fui a Vera en Almería a echar ocho días de vacaciones. Fui con mi mujer y nos llegamos a una playa nudista que había cerca y nos pasamos por el chiringuito y nos dijo el camarero que teníamos que desnudarnos si queríamos tomar alguna copa. Yo nunca me había desnudado. Ya somos un poco mayores, pues yo tengo ahora 61 años y mi mujer 67 y claro, el corte fue tremendo. Pero me acerqué a mi mujer y se lo dije y ella dijo "pues vámonos", y yo la comvencí que se bajara el bañador hasta la cintura y consintió, con mucho trabajo. Yo me desnudé entero y nos tomamos un resfresco. Después nos fuimos al agua y me bañé desnudo y me encantó, pero no he tenido oportunidad de ir otra vez. En el mes de marzo de 2013 iré a la costa catalana a ver si encuentro allí alguna playa nudista para volver a practicarlo. Sin más, un saludo afectuoso.


Jordi y Nuria (20/07/2013)

Nuestra primera vez, ja, ja, ja.

Hará cosa de diez años, viendo un programa en televisión, donde se habló del nudismo, pues como que nos entró el "gusanillo" de probarlo.

Y hala, al día siguiente, mes de Agosto, con todo el cuerpo bronceado, menos allí donde la vergüenza se tapa, a coger el coche y a buscar la playa que conocíamos ("Roques Blanques", entre Sant Pol y Calella-Barcelona).

Llegamos a la playa, con los nervios de la "primera vez", con la risa tonta de... "Y con el culo tan blanco que tenemos" y con el caniche de la peque, que teníamos que llevarle a casa de sus tíos.

Plantamos la sombrilla, sacamos los pareos y bien LLEGÓ LA HORA, con el pie sujetando la correa del caniche, bajándome los pantalones y en cuanto he recogido el Bermuda, alzo la cabeza y ahí están... LOS PICAROLES DE UN NUDISTA diciéndonos.... ¡¡¡ Qué perrito mas bonito !!!. ¡¡¡Toma ya!!! Un primer plano de las vergüenzas que tanto escondemos, ja, ja, ja.

Fue genial, ahí se pasaron todos los nervios, encontrarnos con personas que se acercaron a ver el caniche, a hablarnos con toda la naturalidad del mundo, no escuchar radios, ni gritos, era otro mundo que nos "abdució" por completo y que despues de diez años, creo que podemos contar con los dedos de una mano, las veces que nos hemos puesto el TEXTIL.

Posdata... No olvidéis poneros crema... al llegar a casa era la versión de TOMATES VERDES FRITOS.

Share

Ver más anécdotas


e-mail Envía tus anécdotas y también las incluiremos

Ir a la página de inicio