Anécdotas


Crónica de la marcha ciclonudista de Madrid

Andrés (13/06/2011)

La climatología nos acompañó y disfrutamos de un bonito día, con calor, pero sin ser agobiante.

Esta vez, como tenían vallado y protegido todo el frontal del Palacete del Califa, nos fuimos reuniendo enfrente, en la mediana central del Paseo del Prado, por cierto, bastante más agradable con sus zonas verdes.

Había bastante bullicio, ya se vislumbraba que iba a haber una buena participación. El ambiente era muy agradable, a pesar de que, como siempre, había bastantes reporteros, cámara y micrófono en mano. Pero no incordiaban ni molestaban porque en esos momentos aún todos estamos con nuestras ropas.

Cuando se dio el aviso, nos pusimos todos en marcha hacia unas calles por detrás del palacete para desnudarnos tranquilamente (fue divertido, con la música de Joe Cocker sonando), fuera de la vista de todos los que se habían situado a nuestro alrededor en Cibeles.

Y desde ahí partimos de nuevo hacia Cibeles, esta vez ya sin ropa, grandes aplausos del público, doble vuelta a la fuente deteniendo el tráfico y camino hacia Neptuno. Aquí alguien no pudo reprimirse y exclamó un sentido "Aleeeeeeeeeti" ante la cómplice mirada del dios del mar, cómo son algunos.....

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Subida de nuevo a Cibeles y giro hacia Gran Vía. Esta vez, por cierto, no tuvimos en ningún momento acompañamiento policial, no les vimos el pelo en todo nuestro paseo, debían estar ocupados pegando a los del 15- M.........

En la Gran Vía, como siempre, se viven los mejores momentos, al ser un grupo grande vamos ocupando toda la calzada de subida, y por tanto cortando el tráfico, ante la atónita mirada de todos los peatones y vehículos de la otra calzada.

Algunos llevaban pistolas de agua e iban "disparando" simpáticamente a todos aquellos que se acercaban al bordillo para hacer fotos de manera compulsiva.

Varias veces nos detuvimos, y de manera conjunta nos agachábamos y compenetradamente nos levantabamos todos con las bicis en alto y gritando consignas. Fue muy divertido.

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Cuando llegamos a Plaza España giramos a la izquierda y más abajo otra vez, para tomar Bailén y entrar en la Plaza de Oriente. Foto de rigor con gran morbo: en pelotas delante de una de las muchas propiedades borbónicas.

Aquí, otras veces suele disgregarse ya la marcha, pero en esta ocasión, se continuó hacia la Plaza de la Villa, para mostrar nuestro apoyo y aliento al otro acto importante que concurría en la jornada del sábado, los compañeros del 15-M que se concentraban en protesta pacífica ante los ayuntamientos de toda España donde tomaban posesión las nuevas corporaciones con concejales imputados.

Después de unos quince minutos allí y unos cuantos gritos, fue cuando le surgieron a la cabeza de la manifestación ciertas dudas de si tirar ya hacia el Parque de la Cornisa, que es donde este año finalizaba la marcha, o dar otra vueltecita más. Yo creo que la sensación que nos inundaba a muchos de nosotros es que se nos había hecho corto, que molaba demasiado ese momento como para terminarlo ya. Así que la cabecera acertadamente tiró para adelante y a través de callejuelas nos presentamos en Opera, ante la estupefacción ciudadana. Fotos de rigor y subimos hacia la Plaza de Santo Domingo. De ahí a la Gran Vía de nuevo para ahora tomarla en el sentido contrario, y así poder pillar moreno guay por los dos lados.

Plaza de Callao, qué placer hacerle un corte de mangas en pelotas al Corte Inglés..........

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Seguimos bajando toda la Gran Vía y volvemos a pasar por Cibeles, Paseo del Prado, Neptuno (Aleeeeeti), y llegamos a Atocha. Giramos a derecha y tomamos Ronda de Atocha, saludamos y nos saludan entusiastamente los ciudadanos/as que esperan para entrar en el Museo Reina Sofía.

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Situación curiosa, varios ciclonudistas sedientos paran su vehículo y entran a saco en una tienda de chinos a comprar botellas de agua (a fecha de hoy no sabemos si sobrevivieron al susto los chinos, o si sirvió para que esa noche lo pasaran mejor de lo habitual y tengamos un chinito mas dentro de unos meses). Glorieta Embajadores y subida por Ronda de Toledo hacia la Puerta de Toledo. Aclamación popular a nuestro paso por las zonas del Rastro.

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Y ya llegamos a la Gran Vía de San Francisco, donde a mano izquierda está el Parque de la Cornisa, final de la ruta turística. Nuevo asalto a otra tienda de chinos..........

Y tomamos el Parque, por un día se convierte en una campa nudista, la gente se sienta en el césped a descansar, beber, comer, todos en pelotas, una gran imagen especialmente para los que quieren cargárselo y hacer allí un mini-vaticano.

Y desde aquí un saludo a Carmelo y a Puri (al final os perdí de vista), y a Paco, que compartieron junto a Laura y a mí este divertido día.

Y por supuesto, ante todo, mi más profundo agradecimiento al equipo de logística, José María y Esther, que nos esperaron pacientemente con unas birras fresquísimas a nuestra llegada al parque.

"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA" ,"MADRID Y EN BOLAS, ASÍ SÍ QUE MOLA"

Andrés, el autor de esta crónica y las otras personas que menciona, son socios de AANUMA, una asociación de nudistas madrileños que siempre anima a participar en la marcha ciclonudista de Madrid.


Pequeño incidente en el Pantano de la Cuerda del Pozo, en Soria

José (11/07/2011)

Ayer, domingo 10 de julio, tuve un pequeño incidente en el Pantano de la Cuerda del Pozo (Soria), en la zona denominada número 1 por las páginas de Paco Zapata y de Juanjo. Yo pasé allí la mañana y la tarde, comiendo un bocadillo, y fui la única persona que estuvo desnuda (los domingos suele haber un ambiente menos nudista que entre semana). He de decir que últimamente voy algunos días acompañado y que, cuando tal cosa sucede, me presto menos que cuando voy solo a cambiar de zona o a moverme unos metros si veo que se acercan textiles o incluso gente conocida.

Por la mañana estuvimos acompañados por varias parejas o grupos de españoles, a quienes dieron el relevo por la tarde dos grupos o familias, más grandes, de inmigrantes de países del área andina, probablemente ecuatorianos o bolivianos. Con el adulto más mayor -pescador aficionado- del primero de los dos grupos ya estuve departiendo animadamente la víspera (ese día fui yo solo) y me parecieron una gente muy simpática y amable. Los miembros de esta familia o grupo iban en bañador y se bañaban todos ellos con toda naturalidad. Los del otro grupo iban vestidos de cintura para arriba; los adultos no se bañaron y estuvieron la mayor parte del tiempo parapetados en las rocas altas; el único niño varón tampoco se bañó y las niñas se bañaban con la camiseta encima del biquini.

El portavoz varón adulto de este segundo grupo bajó de su refugio rocoso para esperarme después del baño y decirme que ahí había niños y que le parecía de mala educación que yo estuviera desnudo delante de ellos. Me sorprendí a mí mismo plantándole cara en vez de achantarme y me mostré con él más enojado de lo que yo hubiera querido. No supe sacar a colación el mejor argumento: "ustedes han venido a una zona de tradición nudista desde hace muchos años y en la que casi todo el que viene es tolerante con los nudistas, salvo ustedes". En su lugar les dije que en el 90% de las zonas de baño del pantano todo el mundo iba en bañador, pero que ellos acababan de meterse en una de las pocas zonas nudistas del pantano (una o dos, les dije, mintiendo en parte, porque hay cuatro o cinco, pero también es cierto que dos de ellas son más 'nudistas' y también son más accesibles que el resto). También les dije que a tres kilómetros escasos tenían la Playa Pita, donde no se encontrarían a nadie desnudo. (La Playa Pita es la zona de tradición textil más frecuentada y mejor equipada del citado embalse.) Mi interlocutor amenazó con denunciarme a la Guardia Civil y yo le reté, enojado, a que me denunciara y añadí que bañarse desnudo probablemente estaría prohibido en su país, pero no en España. Los últimos españoles, que ya se iban, nos consolaron, se solidarizaron con nosotros o nos pidieron calma y lo mismo hizo el paterfamilias pescador del segundo grupo de hispanoamericanos, que me dijo lo siguiente: "No les haga ni caso. Nosotros venimos aquí con frecuencia, ya sabemos lo que nos vamos a encontrar y nos parece todo bien".

Al cabo de dos o tres minutos vinieron dos hombres con un uniforme que no acerté a identificar: oscuro (pero no verde) con algunas partes amarillas reflectantes, pantalón largo y manga corta. ¿Serían agentes medioambientales de la Junta? Estuvieron un rato corto charlando con mi denunciante mientras yo agarraba el bañador con la mano, por si acaso. Ni siquiera se acercaron donde yo estaba y se fueron diciéndole -según escuchó mi acompañante- "Playa Pita". Ni yo me puse el bañador ni ellos (mis denunciantes) se fueron. Vino un tercer grupo de inmigrantes -que no dijeron nada- y cuando nos pareció bien nos fuimos. Pasé lo que quedaba de tarde mucho más a gusto que el domingo, 31 de agosto de 2008, día en que me insultaron los socorristas, presuntamente ebrios, de la Cruz Roja. El primer grupo de hispanoamericanos tolerantes se despidió de nosotros con la simpatía acostumbrada y ni siquiera vimos a los adultos del segundo grupo -los que amenazaron con denunciarme- mientras la mayor de las niñas (de unos once o doce años y buena nadadora) me despidió con una mirada de odio, no sé si aleccionada por sus padres, por la incomodidad de la camiseta mojada o por ambas cosas a la vez.

Es la primera vez que tengo problemas con inmigrantes hispanoamericanos. Los dos incidentes que tuve en años anteriores fueron con españoles.


II Encuentro Familiar del Sur de Europa en Arnaoutchot 2011

Joan y Rosa (04/09/2011)

Ganas había de que llegase el día, ¡equipaje a punto y pasar la frontera hacia Francia!

Cartel de la Playa de Arnachout

Domingo soleado en Euskadi, a gusto recorremos la carretera sin prisas pasando por los pueblos de la costa francesa, tranquis parando donde algo parece interesar o llama la atención y no perder la costumbre de convertir un viaje de hora y media en uno de cuatro, je, je. San Jean, Bayona, Capbreton, León, etc. Por fin Vielle Saint Girons, donde está bien indicado el camino del camping naturista Arnaoutchout.

Estando a unos kilómetros de la costa es curioso observar como hay arena en la cuneta, en el bosque, en los campos,... Arena por todo. Al poco llegamos a la entrada del centro nudista. En recepción nos atienden unas chicas muy amables, aunque al final nos entendemos con una que es la que habla en un idioma común, y sí, nos tienen "controlados". Pagamos el resto que faltaba, pues ya habíamos realizado parte del pago con transferencia, y ya está. Tenemos las llaves, programa y una guapa empleada nos acompaña hasta el bungalow que tenemos reservado. Una vez instalados nos ponemos en "traje de faena" y a la piscina. De camino nos encontramos con Ismael y Mick, saludos y buenos deseos para el encuentro.

La piscina esta bien sin más, son dos piscinas pequeñas juntas y en medio otra redonda con jacuzzi, con tumbonas alrededor, mola también la piscina cubierta donde cada día hay actividad de aqua-gym... Mola mazo el tobogán desde el cual el Joan se tira una vez, otra, otra, así un día y otro. En fin dejamos el capitulo piscina.

La misma tarde, ¡caras conocidas! ¡Hey!, ¡abrazos y besos! Los Rigranda de Anapa, Johnny y Vivi del CCN, Manel, Pili, Suka, Rafa y Gloria de la FEN y más. Le presento a Joan los que él no conocía.

A las 8 tenemos el cóctel de bienvenida, pero antes tenemos unas cálidas palabras por parte del propietario del centro nudista-naturista deseándonos una feliz estancia en Arnaoutchot. Del cóctel no hay palabras, no faltó de nada y creo que nadie de los asistentes tuvo necesidad de cenar después, je, je.

El lugar tiene de todo, con actividades de todo tipo para peques y grandes. Nosotros nos apuntamos al curso de masaje impartido por Manel y que, realizado en 3 veces/días, resultó de lo más ameno e interesante. Desde aquí nuestra felicitación a Manel (presi de los Amics del Torn y Vocal Fen).

La playa es de un "guapo subido", cada día distinto, un día el mar movido, otro quieto como una piscina, el agua superlimpia y clarísima, hay espacio, mucho espacio y, como el acceso es desde el camping, ¡¡ 100 x 100 nudista !!

Bosque en Arnachout

El martes a las 12:30 hay una convocatoria para la foto de grupo en la playa (fotos que serán usadas por las Federaciones Naturistas) y en la que los participantes además recibimos una camiseta de regalo con motivo del 30 aniversario de la Federación. Esto merece otro capítulo aparte pues de primeras éramos cerca de un centenar de personas... y que poco a poco iba aumentando,... ¿dos centenares? Aún seguían acudiendo más personas, y más, creo que rebasamos los 300. Dirigir al grupo se ponía difícil, aunque las buenas artes de los directivos de la FEN hicieron que todo fuese encarrilándose y nuestro "Johnny Spencer" pudiera empezar su labor para la cual se encaramó al puesto de los socorristas con ellos detrás, ¡al agua! ¡Fuera del agua! ¡Saludos,... la ola! ¡El numeroso grupo mirando al fotógrafo y sin que él lo supiera uno de los socorristas que estaba detrás suyo en la torre levanta los brazos y los de abajo le seguimos,... brazos a la derecha,... le seguimos, a la izquierda,... le seguimos ¡¡¡ todo el grupo coordinado !!! El Johnny Spencer clicando y clicando sin entender, pues él no veía lo que hacía el tipo detrás suyo, je, je. Muy guapo lo vivido. Los días posteriores se notaba una complicidad entre el personal que llevaba la misma camiseta, daba igual si eran franceses, alemanes u holandeses...

Otro capítulo son las puestas de sol en este lugar y suelen convocar a mucha gente: videos, fotos,... Cada puesta es distinta y hermosa, un espectáculo inigualable.

El bosque de pinos altísimos y en el cual las ardillas van y vienen, suben y bajan de rama en rama, calma y tranquilidad para pasear y seguir conectado con el espacio natural.

Excursiones hay para todos los gustos, fuera del centro el carril bici llega hasta el camping, cerca está el lago de León desde el cual hay varias opciones: excursiones varias en barca, paseos alrededor, ir de picnic (pues hay mesas para el tema), mercado semanal en León con productos típicos de la zona, etc.

Los días transcurren entre piscina, paseos, playa y mucho relax.

El viernes toca despedirnos, envidia sana de los compis que se quedan hasta el domingo disfrutando del lugar.

Un privilegio asistir a estas convivencias nudistas-naturistas auspiciadas por la Federación Naturista Española desde la cual hemos tenido el placer de conocer a bellísimas personas y compañeros del resto del estado.

Para no hacernos pesados, dejamos un montón de buenas historias en el tintero.


Ver más anécdotas


e-mail Envía tus anécdotas y también las incluiremos

Ir a la página de inicio